La música en la educación infantil.

La música tiene el don de acercar a las personas. El niño que vive en contacto con la
música aprende a convivir de mejor manera con otros niños, estableciendo una comunicación
más armoniosa. A esta edad la música les encanta. Estos son cuatro de los principales
beneficios de la música para los niños:

1. Seguridad
Les da seguridad emocional, confianza, porque se sienten comprendidos al compartir
canciones, e inmersos en un clima de ayuda, colaboración y respeto mutuo.

2. Aprendizaje
La etapa de la alfabetización del niño se ve más estimulada con la música. A través de las
canciones infantiles, en las que las sílabas son rimadas y repetitivas, y acompañadas de gestos
que se hacen al cantar, el niño mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada
palabra. Y así, se alfabetizará de una forma más rápida.

3. Concentración
La música también es beneficiosa para la concentración. Mejora su capacidad de aprendizaje en matemáticas.                                                                                                                                                         La música es pura matemática.
Además, facilita a los niños el aprendizaje de otros idiomas, potenciando su memoria.

4. Expresión corporal
Con la música, la expresión corporal del niño se ve más estimulada. Utilizan nuevos recursos al
adaptar su movimiento corporal a los ritmos de diferentes obras, contribuyendo de esta forma
a potenciar el control rítmico de su cuerpo.

A través de la música, el niño puede mejorar su coordinación y combinar una serie de conductas.

Las canciones infantiles son un recurso valioso en la educación de los niños. No solo les
entretienen, si no que también les relajan y les estimulan. Además, alivian y combaten las emociones
negativas.

Con la letra de las canciones los niños adquieren más habilidades en el lenguaje, sociales,…                                                                                                                                                                                        Al mismo tiempo que estimula la memoria, la concentración.

El ritmo de las canciones favorece la educación auditiva, la expresión, la imaginación y la
creatividad de los niños. Paralelamente, beneficia al desarrollo de la sensibilidad y de la atención
de los pequeños.

2020-06-27T20:13:27+00:00