La importancia del juego en el desarrollo de los niños

Imma Marín

Imma Marín es una firme defensora del juego en la infancia. Según explica: “En la Convención de los Derechos del Niño de 1989, firmada por 20 países, se reconoció el derecho fundamental de los niños y niñas a jugar, junto a derechos tan básicos como la protección o la alimentación. Así de importante es el juego para los niños”. Como experta en aprendizaje lúdico, asegura que la función principal de los juguetes debe ser divertir: “El juego tiene beneficios colaterales.
A través de la diversión, los niños desarrollan aspectos fundamentales para su aprendizaje; como la creatividad, el esfuerzo, la cooperación o la concentración”. Y añade: “Gracias a la neurociencia, sabemos que el juego es emoción. Y sin emoción, no hay aprendizaje”. Respecto al dilema de tener pocos o muchos juguetes, asegura que “lo verdaderamente importante es tener un buen repertorio lúdico, que incluya juguetes de varios tipos, capaces de estimular diferentes facetas del desarrollo”. Especialista en ‘Gamificación’ o ‘Ludificación’, Imma Marín insiste en la importancia de desarrollar nuevas formas de educar a través del juego, tanto en la familia como en las escuelas: “El aprendizaje lúdico es capaz de lograr que los niños y niñas se sientan protagonistas de su propia educación, y esto hace que tengan más ganas de aprender”. Diplomada en Magisterio, Imma Marín ejerce en la actualidad como consultora de educación y formación a través del juego. Es presidenta de la IPA en España, la Asociación Internacional por el derecho de los niños y niñas a jugar. Y autora, entre otros, de los libros ‘¿Jugamos?: Como el aprendizaje lúdico puede transformar la educación’ y ‘El placer de jugar: Aprende y diviértete jugando con tus hijos’.


Creando Oportunidades

Transcripción

00:00
Imma Marín. Me llamo Imma Marín, llevo toda mi vida dedicada al mundo del juego y a la pedagogía lúdica, porque estoy realmente convencida de que el juego es el elemento clave que puede transformar la educación.
00:18
Marina Solano. Hola, Imma. Bueno, mi nombre es Marina. Soy maestra de primaria además de futura mamá, como puedes ver, y soy la mayor de tres hermanos, de los que hablaré en algún momento de esta conversación para pedirte opinión y consejo. Me gustaría poder empezar esta conversación con una reflexión sobre el concepto de la palabra «juego». Hoy en día se escucha o se tiene quizá la idea de que el juego es una pérdida de tiempo, escuchando mucho a adultos decir a niños: «Deja de jugar, ponte a hacer algo útil». ¿Qué papel tiene el juego en el aprendizaje y en la educación de los niños?
00:56
Imma Marín. El juego es fundamental en el aprendizaje y en la educación. Pero te diré más, el juego es fundamental en la salud de los niños. Hay una reciente declaración política de la Academia de Pediatras Americana, una institución de prestigio, en donde, después de varios estudios, recomiendan a los pediatras que receten a las familias tiempo de juego libre y espontáneo de los niños. Porque cada vez el juego libre y espontáneo, o la falta de ese juego libre, se asocia a problemas graves como son la depresión infantil y la ansiedad. Mira si es importante, es fundamental.
01:35
Imma Marín. Y esa es su manera de aprender, o sea, los niños aprenden jugando. Ellos caminan, comen, se mueven jugando. No saben hacer las cosas de otra manera, ¿no? El juego es espontáneo. Espontaneidad, esa espontaneidad hace que los niños estén desinhibidos y que tengan su mente abierta. Por tanto si la mente está abierta, las cosas entran. Si la mente no está abierta, las cosas no entran. Cuando los niños juegan, el margen de error existe, se crea un espacio de seguridad que les permite crear, equivocarse y eso forma parte del proceso y no pasa nada, no hay nada… Los cielos pueden ser negros o verdes y está bien, y los leones pueden tener pies de pato y también está bien.
02:21
Imma Marín. En el juego hay feedback constante, es otro aspecto importante. ¿Qué quiere decir «feedback constante»? Quiere decir que cuando uno juega, tú sabes cuál es el objetivo del juego y enseguida, en el tablero, en las normas, ves si te estás acercando o te estás desviando de tus objetivos. Estás viendo incluso los juegos del «como si», del juego simbólico, ¿no?, si la conversación va bien y te lo estás pasando bien con tus amigos o no, si se va a enfadar o no. Por tanto, ese feedback constante te permite estar siempre presente, ¿no? El juego tiene otra maravilla y por eso es educativo, ayuda en ese aprendizaje, y es que, cuando juegas, te lo estás pasando bien, estás disfrutando, que no es lo mismo que divertirse, estás disfrutando, disfrute de dentro. ¿Eso qué quiere decir? Que estás disfrutando aunque cueste esfuerzo aquello que estás haciendo: poner los iconos, aquellas cositas, cada uno en su lugar, poner el cuadrado en el cuadrado que no te entra, poner los pantalones a tu muñeca maniquí que no le pasan, lo que sea, tú estás satisfecho. Sostienes el esfuerzo porque el esfuerzo no te pesa, vuelas.
03:28
Imma Marín. Pasa otra cosa, que es muy mágica, y es que, cuando tú estás jugando, quieres que las cosas salgan bien, preguntas: «¿Cómo se hace?», «¿A ver si entendido bien?», «¿Pero así sí puedo tirar por aquí o no puedo tirar por aquí?», «¿Pero eso se vale?». De hecho, de ahí vienen muchos problemas, porque: «En mi casa se juega de otra manera, en mi casa no jugamos así». Cuando tú juegas, por absurdo que sea el juego, con que para ti tenga un significado, quieres hacerlo bien. En el aprendizaje, querer hacerlo bien, sostener el esfuerzo… todo eso es importante. Las emociones, el juego es emoción pura. Pero no solamente es que te emociones y, por tanto, el aprendizaje se signifique, sino es que el juego acciona… las amplifica, podíamos decir. Y ahora sabemos, porque la neurociencia nos lo dice, que el juego es emoción y que sin emoción no hay aprendizaje, por tanto es otro aspecto. y ahí vamos destilando cantidad de aspectos que, en la propia dinámica del juego, van a propiciar ese aprendizaje, ese hábito. La curiosidad podría ser otro. Los juegos provocan esas ganas de saber y de exploración. Sería otro aspecto. No hay… Digamos que la curiosidad es el motor del aprendizaje. Si no eres curioso, no aprendes nunca nada. Mira qué de aspectos correlativos al juego pasan por las cabezas y los cuerpos de las personas, seamos niños, seamos adultos, cuando nos ponemos a jugar.
Claves para regalar juguetes esta Navidad. Imma Marín
04:57
Marina Solano. Me surge, el juego puede ser, efectivamente, como comentas, libre y propio de un niño. Pero es verdad que, a día de hoy, nos encontramos en el mercado una gran variedad de juguetes que ayudan o fomentan ese juego. Me gustaría que me hablaras de ese tipo de juguetes. ¿Qué características debe tener un juguete para que se pueda considerar educativo y cuáles crees que son los juguetes más apropiados a cada una de las edades o etapas de un niño?
Imma Marín. Yo te diría que todos los juguetes tienen que divertir, y esa es su principal función, la lúdica, divertir. Y, en ese divertimento, se produce una magia, y es que los juguetes tienen beneficios colaterales. Y, en ese divertimento, aparece lo educativo. Pero su función es divertir, esa es la primera. Características de un buen juguete: La primera que sean adecuados a la edad, eso es fundamental. Y en eso los fabricantes, cada vez, nos van poniendo en las cajas: «Adecuado a…». Normalmente lo intentan hacer lo mejor que saben, lo mejor que pueden, pero realmente es un tema complejo, porque no es lo mismo un primer hijo que un segundo. Por ejemplo, en un juego de construcción, el primer hijo pues va a hacer exactamente lo que pone en la caja, seguramente. Pero el segundo, que ya ha dormido con esa pieza de construcción en el cochecito y se la ha llevado a la boca, y ha visto construir a su hermano, va a ser mucho más hábil. No porque sea más listo, sino porque ha tenido conocimiento de ese objeto, de ese material mucho antes. Entonces, ahí, lo que pone el fabricante es una orientación y los papás hemos de poner nuestra sabiduría. Teniendo en cuenta que los papás tenemos una tendencia, que se ha de corregir, y es la tendencia a adelantarlos: «Es tan listo nuestro hijo, ya verás lo listo que va a ser. La señorita en el cole ya me lo dice», «Pone tres años, pero yo se lo compro a los dos porque seguro que lo va a saber hacer». Ahí, a veces, nos confundimos, nos equivocamos y quemamos etapas antes de hora. Adecuados a la edad.
06:55
Imma Marín. El segundo sería que fueran estimuladores de cualquier aspecto del desarrollo: de las ganas de mirar, de las de jugar con las sombras, de jugar con los colores, de jugar con las medidas… Que estimulen las ganas de un niño, la acción. Y, en ese sentido, cuanta más variedad mejor. Y ese sería otro aspecto, que sean variados. Hablamos de las características de un buen juguete, pero para mí es más importante tener un buen repertorio lúdico. Si tú tienes un buen juego de mesa o una buena muñeca o una buena bicicleta, está estupendo. Pero es que para que tu juego sea rico, necesitas un poco de cada. Por tanto, variedad en su justa medida. Lo decíamos antes, el exceso de juguetes quita las ganas de jugar. Variedad en su justa medida, que sean juguetes de calidad. ¿Qué quiere decir juguetes de calidad? Quiere decir juguetes que cumplan la función por la cual han sido creados. Te pongo un ejemplo, yo voy por la calle y me pongo de los nervios viendo cuántos triciclos de esos de palo, ves muchos papás, quien los ha fabricado no ha pensado que, cuando esos triciclos, el niño no llega a los pedales, o lo lleva el papá corriendo o la mamá corriendo porque tienen prisa, los pedales van solos. Si los pedales van solos, las espinillas de los niños quedan…
Marina Solano. Destrozadas.
08:15
Imma Marín. Exactamente, destrozadas. Por tanto, en este caso, un buen juguete sería aquel triciclo que tiene una manera de fijar esos pedales, que los hay. El juguete ha de cumplir su función, eso es un juguete de calidad. Un juguete de calidad también significa que dure, pero con sentido común. Es decir, hace muchos años había un anuncio, no recuerdo de qué marca, en que se veía a un niño con, creo que era un tocadiscos o una grabadora, que bajaba por una escalera con la grabadora dando botes. Una grabadora no es para dar botes por una escalera, el niño ha de aprender que para bajar con una grabadora se ha de coger fuerte en la escalera, ha de coger fuerte su juguete para que no se le caiga y no se le rompa. Y que sean seguros sería la otra característica. En estos momentos, los juguetes que se fabrican en España todos llevan la marca «CE», y llevan la marca porque son juguetes seguros, pero no todos los juguetes se fabrican aquí, por tanto es importante tener en cuenta que esa marca, la marca «CE», que esté de forma indeleble, quiere decir que no esté con una pegatina encima de la caja, sino que esté en el juguete, que significa que el fabricante te asegura que ese juguete cumple con todas las normativas. Por tanto, juguetes adecuados a la edad, juguetes estimuladores que abran el mundo de los niños y que les ayuden a recrear el mundo, no a imitar nuestro mundo, a recrearlo, juguetes variados en su justa medida, juguetes seguros y juguetes de calidad.
09:44
Imma Marín. Yo diría cinco cosas para escoger los juguetes, para que le lleguen a los Reyes Magos o a Papá Noel si tienen dudas. La primera sería escoger juguetes con amor, escoger juguetes con amor pensando en el niño y la niña que los va a recibir, en su edad, en sus hobbies, en sus aficiones, en aquello que le gusta, pensando en él. Y escogerlos para jugar con ellos con y por amor, para compartir esos juguetes también en casa y en la familia. La segunda sería creatividad, juguetes que realmente abran caminos, juguetes que despierten «las ganas de». Los mejores juguetes educativos son aquellos que despiertan las ganas, ¿de qué? De pensar, de mirar, de tocar, descubrir, explorar, investigar, curiosear, imaginar, crear…
Marina Solano. Descubrir.
Imma Marín. Juguetes, podemos decir, que son puntos de inicio, en donde la historia que van a crear con ellos les va a permitir ser los protagonistas del juego que van a realizar. La tercera tendría que ver con la salud, ¿por qué? Porque los niños de hoy necesitan movimiento. Vivimos en una sociedad muy estática, en donde nos pasamos muchas horas sentados, y los niños también, y los niños necesitan moverse. Tenemos un problema de obesidad en nuestra sociedad, en parte es la alimentación, en parte son las pantallas, en parte son muchas cosas, y en parte también es el juego. Por tanto, que en ese repertorio de juguetes que tienen los niños en casa, su repertorio lúdico, haya juguetes de movimiento. Y ahí están las bicicletas, los triciclos, los correpasillos, los patines, pero también las cometas para hacerlas volar, todos aquellos juguetes que nos permitan movernos, movilidad.
Marina Solano. Que nos permitan movilidad.
Imma Marín. Esa sería otra idea a apuntar.
Marina Solano. Una característica buena.
11:40
Imma Marín. Otra sería sentido común. Sentido común que, a veces, es el menos común de los sentidos. ¿Y qué quiero decir con sentido común? Pues que para divertirse, para jugar no hace falta tenerlo todo. Vivimos, a veces, el escoger… como el perder cosas, el tener que dejar cosas por en medio. No, no, es escoger lo que tú priorizas, lo que más ilusión le hace. Por eso ahí es importante también en los niños, cuando realicen la carta a los Reyes o a Papá Noel, yo siempre les propongo que no hagan una lista de la compra, sino que piensen en aquello que les haría ilusión. Si tú piensas en aquello que te hace ilusión, no en aquello que quieres, se te aparecen otras cosas imaginarias y te puede hacer ilusión salir a hacer una excursión en bicicleta con los papás, te pueden hacer ilusión muchísimas más cosas.
Marina Solano. Sí.
Imma Marín. Y la quinta, que es la amistad. Sería la quinta recomendación. Es decir, el juego, ya no en familia, sino con otros iguales, con niños y niñas de su edad. Por tanto, aquellos juegos que promocionen que los niños se puedan medir, puedan superarse, oponerse, aprender a negociar, aprender a esperar, aprender su turno, aprender a ganar, aprender a perder. Ese sería el quinto aspecto. Cada edad tiene su tipo de juego, el juego evoluciona, vamos sumando juegos. Cuando somos bebés recién nacidos, hasta el primer año, los juegos que realizan los niños son lo que le llamamos «juegos de ejercicio», que son esos juegos que no tienen ningún objetivo aparente. Desde ver mover el móvil a querer poner el cuadrado con el cuadrado, el correpasillos… Esos primeros juegos que tienen que ver con el desplazamiento, movernos, que tienen que ver con la manipulación y que tienen que ver con lo sensorial: oír, saborear, tocar, moverse…
La entrevista continúa en el link a continuación.

https://aprendemosjuntos.elpais.com/especial/claves-para-regalar-juguetes-esta-navidad-imma-marin/

2018-12-23T10:41:53+00:00